Implantación de BIM en Europa y España

Las siglas BIM hacen referencia a la expresión de origen anglosajón Building Information Modeling que, traducido al castellano, significa “Modelado de Información para la Construcción”.

En contra de lo que muchos suelen pensar en sus inicios profesionales, BIM no es un programa informático sino un sistema o metodología, una herramienta tecnológica utilizada para la gestión de proyectos mediante el modelado digital curso building madriden tres dimensiones (3D). Su principal ventaja radica en que se trata de un método de trabajo colaborativo capaz de aunar y combinar los esfuerzos y conocimientos de constructores y fabricantes, arquitectos, delineantes, ingenieros civiles, estructurales e industriales y clientes sobre un único proyecto en el que la información, su inserción y sus cambios se encuentran disponibles en tiempo real. La consecuencia inmediata es la mejora de la calidad de los proyectos a la vez que se reducen los tiempos y también los costes.

La demanda de cursos y profesionales de BIM como herramienta de trabajo de demostrada eficacia y eficiencia crece día a día. En la actualidad se encuentra ampliamente extendida en países como Estados Unidos, Sudáfrica o Australia, pero también se acelera su implantación en los países de Europa entre ellos, evidentemente, España.

De hecho, es la propia Unión Europea la que  en su directiva sobre contratación pública 2014/24/EU (European Parliament and Council of 26 February 2014), recoge que todos los países miembro de la UE han de “fomentar, precisar o imponer el uso de sistemas digitales en sus procesos de diseño y licitación de proyectos y obras para proyectos de construcción y de edificación financiados con fondos públicos en la Unión Europea para el año 2016”.

Actualmente, Finlandia, Países Bajos, Dinamarca, Reino Unido, Noruega ya exigen la aplicación del BIM en todos los proyectos financiados con dinero público mientras que en España, el pasado 14 de julio, el Ministerio de Fomento creó una comisión para impulsar su implantación.