La importancia de presentar un diseño adecuadamente

Si eres un profesional del diseño gráfico y web, una de las etapas más decisivas de todo proyecto que hayas recibido como encargo es la presentación del mismo al cliente con el fin de que éste lo valore, evalúe y de su confirmación para comenzar a desarrollarlo.

Llegados a este punto, es necesario comprender o, más bien, asumir, que en determinadas ocasiones no es considerado el que más sabe, o el que es un mayor experto, si no el que mejor sabe “venderse”; de poco sirve disponer de una gran cantidad de conocimientos y diseñar un gran proyecto si no sabemos transmitir a nuestro cliente con efcurso grafico madridicacia los puntos fuertes que presenta, sus principales ventajas y beneficios. Y además, esto debemos hacerlo con la máxima profesionalidad, que se nos tome en serio a la vez que transmitimos confianza tanto respecto a nuestra persona y profesionalidad, como la propia confianza que nosotros tenemos depositada en el proyecto que nos disponemos a presentar.

Lo que vemos en el curso de diseño gráfico es que de una buena y adecuada presentación dependerá no sólo agilizar el proyecto y que sobre éste haya que realizar el menor número de modificaciones posibles si no además, y más importante, que obtengamos el “OK” de nuestro cliente y podamos llevarlo a la realidad. En consecuencia, la importancia de presentar un diseño adecuadamente queda fuera de toda duda y para cumplir con este objetivo deberás seguir consejos como los siguientes:

  • Generar confianza.
  • Demostrar que somos expertos en la materia.
  • Hacer nuestras las inquietudes de nuestro cliente, vincularnos al proyecto.
  • Tener confianza en nosotros mismos.
  • Cuidar al máximo el “empaquetado” del diseño.
  • Explicar con claridad por qué se han tomado unas decisiones y no otras.
  • Preparar las respuestas a posibles objeciones, blindar nuestros puntos débiles.
  • Escuchar con detenimiento a nuestro cliente y estar abiertos a realizar cambios; recordemos que nadie está en posesión de la verdad absoluta.