Qué es el Interiorismo

Tal vez convenga comenzar hablando del interiorismo señalando en primer lugar lo que no es: el Interiorismo no es decoración interior, sin embargo, la decoración tradicional sí que forma parte del Interiorismo como disciplina, motivo por el cual, con demasiada frecuencia, ambas ideas se confunden.

Una definición apta de Interiorismo es aquella que lo define como la disciplina artística destinada al acondicionamiento y decoración de los espacios interiores de arquitectura. Efectivamente el Interiorismo es un Arte, con mayúsculas, en tanto que, a partir de la creatividad e imaginación del diseñador de interiores, se pretende adaptar un espacio a las necesidades concretas de las personas que lo habitarán. Sin embargo, el diseño de interiores es algo más complejo.

Una buena y más completa definición la encontramos en la propia Wikipedia que habla de Interiorismo como la “disciplina proyectual involucrada en el proceso de formar la experiencia del espacio interior, con la manipulación del volumen espacial, así como el tratamiento superficial.”

Efectivamente, el Interiorismo o Diseño de interiores es una disciplina que forma parte de la rama del diseño, estrechamente involucrada con la arquitectura, y cuyo fin no es otro que el de adaptar el espacio interior habitado por el ser humano a sus necesidades. Para ello, son necesarios múltiples conocimientos vinculados a las normas y los elementos fundamentales del diseño, técnicas psicológicas, económicas, ambientales, estéticas, funcionales, psicosociales, etcétera, unidos a la propia imaginación y creatividad del profesional, siempre con la meta de mejorar la calidad de vida de las personas, en sus espacios interiores.

Así, en la actualidad, la definición de interiorismo más aceptada por profesionales y centros de estudios es la que lo define como una “Actividad profesional de diseño orientada a procurar la más idónea resolución del entorno habitable del hombre, mediante la aplicación de determinados elementos y normas básicas de diseño, técnicas funcionales, estéticas, ambientales, psico-sociales, sensoriales, económicas y legales, con objeto de mejorar la calidad de vida de los usuarios”.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¿Te gustaría realizar un Curso de Diseño de Interiores con nosotros?