¿Qué hace un diseñador gráfico en el ámbito profesional?

La tarea del diseño gráfico es una tarea imprescindible y básica para toda empresa, por todo lo que supone y por ser parte de su actividad de marketing y de sus estrategias, completando las acciones de mercado y aportando todo el apoyo visual y gráfico con el que dicha empresa o compañía se beneficiará y realizará toda su actividad, desde la elaboración de la marca y de la imagen de marca hasta la elaboración del bien a ofrecer al mercado y la comunicación del mismo, así como de todo tipo de tareas de comunicación y acciones de marketing enfocadas a al fidelidad de marca y a necesidades como, por ejemplo, la presentación de un producto, la elaboración de un anuncio o un cartel, la elaboración de un evento y otra serie de acciones para las que será necesario el trabajo de un diseñador gráfico.

Sin embargo, muchos se preguntan qué hace un diseñador gráfico en el mercado laboral actual y cuáles son sus tareas para con el ámbito profesional. Y es que, ahora que sabemos que es muy necesario y que supone una necesidad básica e imperiosa para las empresas y sus acciones de marketing y comunicación, podemos desconocer las diferentes tareas de un diseñador gráfico en las empresas. A continuación veremos algunas de las tareas más destacadas de los diseñadores gráficos, que pueden depender en función de la empresa y del sector al que esta pertenezca, así como de la formación del diseñador y de su especialización. Y es que, como vemos en nuestro curso de diseño gráfico en madrid, en esta ámbito, puede parecer muy concreto y determinado, pero sirve para tantas tareas y tantos ámbitos que, según se especialice y se forme el profesional, puede servir para muchos sectores diferentes y para todo tipo de acciones y creaciones visuales. Dicho esto, veamos qué hace un diseñador gráfico.

El trabajo del diseñador gráfico en una empresa 

Por supuesto, influirá la tarea a desarrollar por parte de la empresa, el sector al que pertenezca y todo ello, como ya hemos comentado. Sin embargo, en cuanto a labores de empresa general y en cuanto a tareas de marketing, hay una serie de tareas y trabajos que realizan los diseñadores gráficos y que debemos conocer. Estas son, entre otras, la elaboración del logotipo y la imagen que defina a la marca, que no es nada fácil ni sencillo y que requiere de una formación tanto en marketing como en acciones de empresa, diseño y valores visuales por parte del profesional que se dispone a elaborar dicho diseño, y que, si se hace bien, puede suponer un gran éxito para la empresa y una facilidad extra a la hora de realizar cualquier acción de marketing y publicidad en un futuro, llevando con gran rapidez la marca al consumidor y al cliente potencial, para lograr su fidelización y esa conexión especial que se pretende con el diseño.

Además del logotipo en sus diferentes formas y tipos, el diseñador gráfico se encarga de todos los aspectos visuales de la marca y de la empresa. Carpetas, objetos con el logotipo y los colores de la marca que decide el diseñador en función de la personalidad y los valores de la misma, coches de empresa o furgonetas, uniformes e incluso el diseño de los espacios de la oficina o la empresa, sea una tienda o un centro abierto al público. Todo ese diseño es el que logra la fidelización y el éxito de la marca para con los consumidores y clientes, aunque también influirá el producto o bien que esta ofrece, su calidad y otros aspectos a valorar dentro del mercado, pero que no compiten al diseñador gráfico.

Las tareas de diseño en la publicidad y la comunicación 

El diseñador gráfico es el encargado de la elaboración de libretos, el dosier de empresa, la cartelería, las tarjetas y todo tipo de acciones de marketing de comunicación, siguiendo las estrategias y los valores o colores de la imagen de marca ya creada de forma previa, así como siguiendo las indicaciones del departamento de marketing y comunicación, que será quien decidirá las acciones, la información y lo que se va a mostrar, para relevar en el diseñador o los diseñadores gráficos que serán quienes den representación visual a dicho proyecto. Así, tanto para las empresas que cuentan con uno o varios diseñadores gráficos como para las empresas de publicidad a las que se les encarga este tipo de tareas y acciones.

La publicidad requiere de la imagen o del vídeo, es decir, de un apoyo visual continuo que no se conseguiría de otra forma de no ser por el trabajo y el desarrollo creativo y artístico del diseñador gráfico. Por ello, encontramos diferentes tareas de este ámbito profesional que se realizarán de cara a la publicidad y a la comunicación. Esto también se extiende a los medios digitales, pues desde la creación de la página web hasta la elaboración de imágenes y carteles que se van a transmitir en las redes sociales y en los medios digitales de la empresa requieren del trabajo de un diseñador. Para una perfecta realización y un resultado más completo y profesional, todas las imágenes llevarán implícito un diseño o un estilo único de la empresa y de la marca, que el consumidor y el usuario percibirá y que se verá influido positivamente por este, adquiriendo la fidelidad buscada por los empresarios y por la marca.

Tareas de especialización de diseño 

No podemos olvidar ni dejar de lado la gran cantidad de tareas de especialización a nivel de diseño. Y es que el diseño gráfico puede ser muy básico o general para algunas tareas, por lo que se buscan profesionales especializados y expertos en dichas materias para las que se les requiere. Es el ejemplo de un diseñador de productos, del diseñador de otros aspectos más o menos relacionados con el diseño gráfico, el diseñador de marca, de página web, que a su vez requeriría de la formación necesaria para crearla y editarla, o por lo menos la suficiente formación para diseñarla para que cuente con una gran profesionalidad y un gran resultado que satisfaga a la empresa, sus necesidades y las necesidades de los usuarios y de todo el público para el que va dirigida la web.

Un campo interesante es el del packaging o el diseño del producto y de su empaquetado. Lo que viene siendo el diseño de la caja en la que se transporta y se compra, que también abarca el método en el que se encuentra envuelto el producto y se ofrece al público. Los diseños más interesantes y originales a nivel de packaging logran un mayor interés por parte de los consumidores y del público objetivo, y logran a su vez incrementar las ventas y atraer a un mayor número de compradores. Es un ejemplo de la importancia del diseño, y es que, un producto que cuenta con un diseño atractivo, bonito, útil y cómodo de utilizar, no solo bueno a nivel visual, es un producto que llega mejor a los consumidores y que genera repetición de compra, así como fidelidad de usuario y continuidad con la marca. El diseño tiene el poder de cambiar la percepción de los usuarios y clientes, así como convencerles para la compra, en función de cómo esté realizado y a qué tipo de público se dirija, pues no es lo mismo diseñar un producto o una imagen para un público joven compuesto por niños o adolescentes que para un público mayor de alto poder adquisitivo.

Cada estrategia y cada acción relacionada con el diseño tendrá sus valores y sus necesidades, así como su propio diseño y su estilo. De todo ello se encarga el departamento de marketing, con la ayuda del diseñador, que hará posible la representación gráfica de la idea.

Otras tareas y trabajos del diseñador gráfico en el mercado 

A nivel editorial y a nivel de elaboración y creación de vinilos, cartelería y todo tipo de elementos publicitarios o visuales que, en formato tradicional y físico o en formato digital requieren del trabajo del diseñador gráfico y del profesional capacitado para la elaboración de los aspectos visuales de este y de la imagen que será percibida por el público y por la población, en función de su formato y su finalidad. Existen así multitud de tareas y trabajos de menor relevancia a las ya mencionadas que puede hacer un diseñador gráfico para una empresa y que pueden ser motivo suficiente para justificar la inversión y la contratación de personal para este cargo que cuente con formación y que esté capacitado para todo ello. Entre esas tareas, podemos encontrar la edición y toma de cualquier fotografía o imagen promocional y que vaya destinada a su utilización por parte de la empresa, la creación de imágenes para las redes sociales, la creación de documentos o folletos de menor relevancia, la elaboración de diseños, las presentaciones, etc.

Así, vemos que un diseñador gráfico hace mucho más que carteles e imágenes promocionales. Es todo un campo en sí mismo muy interesante y demandado a nivel profesional, que abarca desde el marketing hasta el mundo editorial, corporativo y audiovisual. Este último es el caso de las productoras y las empresas o los equipos creativos que trabajan con series de animación, contenido audiovisual que puede ir destinado al cine o a la televisión, etc. Lo único que requiere el diseñador gráfico o el profesional es de una especialización en la materia a la que se quiera dedicar, de las vistas en este artículo.

Esto es todo lo que hace un diseñador gráfico en el mercado actual y en el ámbito profesional.