Usabilidad y UX – experiencia de usuario

En el estado actual del diseño gráfico y el diseño web, los conceptos de usabilidad y experiencia de usuario constituyen máximas que siempre deben estar presentes en todo proyecto, y aunque a menudo son tomados por conceptos similares, lo cierto es que son ideas distintas pero complementarias.

Como vemos en el curso de diseño web; mientras que la usabilidad hacer referencia a la mayor o menos facilidad con la que el usuario puede completar determinadas acciones, la experiencia de usuario está vinculada a la sensación vivida y sentida por el usuario a lo largo de todo el período de tiempo durante el cual ha estado interactuando en una página web, o con una aplicación, etcétera. Por lo tanto, podría decirse que la experiencia de usuario (UX, por sus siglas del inglés UserXperience) depende en gran medida de la usabilidad, entre otros múltiples factores.

De ello se deduce que la experiencia de usuario puede resultar un concepto, en cierta medida, subjetivo, sin embargo, existe una serie de pautas, normas o principios fundamentales cuya observación y respeto escrupuloso ayudarán a que dicha experiencia de usuario resulte lo más óptima posible. Por ejemplo, siempre que se reduzca el número de clics para efectuar un proceso de compra completo en un sitio web, el usuario quedará más satisfecho, pues habrá invertido menos tiempo y esfuerzo, es decir, habrá logrado hacer aquello que pretendía de una forma más rápida y sencilla.

Por ello, algunos de los principios irrenunciables para lograr una buena experiencia de usuario son, entre otros:

  • El diseño debe permitir que el usuario se exprese a través de él.
  • El diseño debe ser bello, pero, ante todo, debe primar la usabilidad.
  • Todo buen diseño es aquel que favorece la utilidad del objeto.
  • El buen diseño es el diseño innovador.
  • También debe ser detallado y minucioso.
  • Honestidad, en tanto que no pretende manipular al usuario ni afectar a su percepción.