Vivimos en una sociedad hiper conectada. Y eso no solo afecta a los usuarios, particulares, etc. también a todos los ámbitos Profesionales y corporativos. Hoy en día las empresas deben de tener alta presencia en Internet, en las redes sociales y en general en toda la red a través de las opciones que se les brindan, como las aplicaciones, los dominios en la web, la página corporativa y otras muchas. Hace unos años se decía que contar con una página web corporativa o con una tienda online era un extra muy interesante para las empresas que podría suponer cierto tipo de ventajas y beneficios con respecto a aquellas marcas que no tenían una web. Pero hoy en día no es solo un extra, sino una necesidad, un bien imprescindible para tener presencia en el mercado actual y llegar a los consumidores de todo el mundo y al público potencial.

Así, diseñar páginas web, aplicaciones y otro tipo de plataformas y espacios digitales es algo muy demandado por parte de las empresas y compañías de todos los sectores. Es por ello por lo que se busca diferentes diseñadores y profesionales capacitados para el puesto, lo que a su vez hace que esta sea una oportunidad laboral y formativa para muchos. Para los diseñadores tener un curso en diseño web UX es una ventaja indiscutible a la hora de buscar trabajo. Y entre todos los tipos de página web o plataformas, hoy hablamos de los diseños de páginas webs responsive, término con el que se conoce a la adaptación de las páginas web a diferentes formatos si necesidad de crear diferentes dominios ni portales digitales. Es una especialidad y una característica cada vez más solicitada y prácticamente indispensable hoy en día para las marcas. Ya no basta con tener una página web, hace falta que esta sea responsive, o lo que es lo mismo, que esté bien adaptada y diseñada siguiendo una serie de parámetros como los que veremos a continuación.

¿Qué es un diseño de página web responsive?

Estamos hablando de una práctica o una especialidad dentro del diseño de páginas web y portales digitales.Como veíamos, esta venía a solucionar cierta demanda y necesidad del mercado de contar con páginas webs que se adaptan a todo tipo de formatos, que no presenten el contenido duplicado, que sean intuitivos y fáciles de utilizar para los usuarios, que en cierta medida sean inclusivas, etc. Por ejemplo, todos somos conscientes de los tres formatos actuales en los que solemos visitar y consumir contenido de páginas webs. Para empezar, el de escritorio, el formato de ventana de ordenador clásico. Para continuar, el del móvil en sus diferentes tamaños y el de las tabletas e híbridos como el iPad Pro de Apple, la Surface Pro de Microsoft y otros modelos que se están desarrollando para los próximos años por parte de estas y otras marcas.

El diseño de páginas web responsive se encarga de conocer y desarrollar la página para este tipo de formatos asegurando que sea exigible y fácil de utilizar en los tres y sin que haya grandes errores entre ellas, respetando la imagen de marca, el branding y otra serie de elementos importantes para las empresas y los usuarios. Pero no solo esto, pues es mucho más. Estamos hablando de una materia que busca, en cierta medida, lograr que la página sea potencialmente exitosa y cumpla con los objetivos previstos para ella, así como reducir el tiempo de desarrollo y edición de la misma, buscando la productividad y la reducción de errores o bugs.

No es la única forma de desarrollar una página web o una plataforma, pero si una de las más recomendables. Claro que habrá que tener en cuenta ciertos elementos y puntos negativos y positivos a la hora de decidir si se opta por esta vía o por una alternativa.

Puntos a valorar y analizar de la web responsive

Como hemos dicho antes, hay muchos tipos de pantalla en el mercado hoy día, lo que puede ser un problema para la web. Optando por el diseño responsive, tendremos que preparar en un mismo diseño todos los tamaños y todas las visualizaciones de la web. Si va a ser utilizada en dispositivos pequeños y a la vez en grandes, puede darnos ciertos errores o problemas a la hora de cargar la página y presentarnos la información. Si no se realiza bien el trabajo, puede no ser accesible para ciertos tipos de usuarios o muchos podrían quedarse con una web a medias que no termina de verse apropiadamente, dando mala imagen de marca y resultando perjudicial para la empresa que hay detrás.

Diseño responsive Madrid

Del mismo modo, si nuestra página web presenta muchas imágenes y mucho contenido, a la hora de cargar todo eso y prepararlo para los posibles diferentes formatos generará error, tardará mucho en abrirse o no se abrirá tal y como se esperaba.

Por último, tenemos que tener en cuenta que esa página web se abrirá desde diferentes sistemas operativos, no solo tipo de dispositivos. Al mismo tiempo, no tendremos la misma libertad de creación o las mismas herramientas de visualización en un sistema operativo de escritorio que en uno móvil. Esto quiere decir que cierto tipo de efectos, animaciones y elementos pueden no adaptarse bien y no deberían estar presentes. Si son algo indispensable para la experiencia de navegación en la página web o si quieres mantener de cualquier modo, puede que optar por un diseño de página web responsive no sea la mejor opción. En cualquier caso, son decisiones que se tomarán de forma previa al diseño de la página.

La tendencia en alza de las páginas webs corporativas

Tanto si se presentan como un catálogo con tienda online como si buscan simplemente ofrecer información de la compañía y llegar hasta clientes potenciales y el mercado en general, las páginas web de las mayores empresas del mundo siguen cierto patrón o cierta tendencia que está en alza. igual que al comienzo de la expansión de Internet muchos buscaban páginas llamativas con muchos elementos, lo que se conoce como una página barroca o muy recargada, ahora se busca todo lo contrario. El minimalismo es una moda que ha venido para quedanrse por un largo tiempo. Y esto es así por lo cómoda que resulta para el público y lo limpio y profesional que se ve. Ahora una página muy sobrecargada parece poco profesional y da una imagen bastante pobre.

Diseñar páginas web responsive siguiendo la tendencia del minimalismo puede ser una gran idea. Al no presentar excesivos efectos ni muchos botones o animaciones en la página, es más fácil de adaptar a diferentes tamaños y de presentarla al público. Claro que esto dependerá mucho de la estrategia que se quiera llevar a cabo en la empresa y de lo que se quiera lograr con dicha web. Cualquier caso, ya queda más claro que es el diseño responsive, en qué consiste esta materia o especialidad y en qué casos es más o menos recomendable.

Sin duda es algo a tener en cuenta, por todo lo que hemos comentado de la existencia de diferentes sistemas operativos, móviles, ordenadores, tamaños de pantalla, formatos, etc. Hoy en día realizar una página web que solo vaya a verse correctamente o tal y como ha sido creada en un ordenador es un grave fallo que puede salir muy caro.

    ¿MÁS INFORMACIÓN?